Unodc doha e4j hor es
World Español
<
>
Boton jugar

12 señales de que tu hij@ podría estar sufriendo abuso.

La violencia contra las niñas, niños y adolescentes incluye el maltrato físico o emocional, el abuso sexual y la desatención. A medida que crecen, se vuelve común también la violencia de los compañeros y la pareja: intimidación, peleas y agresiones sexuales. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, a lo largo de la infancia, uno de cada cuatro niños y niñas sufre maltratos físicos, mientras que casi una de cada cinco niñas y uno de cada 13 niños sufre abusos sexuales. A pesar de su alta prevalencia y sus graves efectos, esta violencia a menudo se oculta, pasa inadvertida o no se denuncia.

Son muchos los motivos que confluyen y hacen que nuestros hijos no revelen que han sido o son víctimas de violencia, por ejemplo:

- Culpa y vergüenza.     

- Miedo de las consecuencias que sus dichos puedan causar.     

- Amenazas de daño físico o muerte por parte del (la) agresor(a).   

- Temor a ser estigmatizados o rechazados.     

- Falta de interlocutores dispuestos a creer en sus palabras.     

Los padres deben mantener una comunicación abierta con sus hijos, así como observar cualquier cambio repentino en su conducta. Además de las lesiones físicas evidentes, estos cambios pueden incluir:

1. Baja en sus calificaciones y dificultad para concentrarse en las tareas.     

2. Pérdida o aumento de apetito.     

3. Resistencia a ir a la escuela.     

4. Manifestaciones auto-agresivas.     

5. Malestares físicos constantes.     

6. Cambios o descuido en su aspecto.     

7. Pérdida de interés en actividades diarias.     

8. Aislamiento, agresividad o sensibilidad extremas.     

9. Crisis de llanto inexplicables.     

10. Temor de ir al baño.     

11. Incontinencia.     

12. Nerviosismo ante la presencia de alguna persona en particular.

Cabe señalar que la identificación de alguno de estos indicadores, no significa que el niño o niña esté necesariamente sufriendo abuso, sino más bien, se recomienda valorar y dar seguimiento a las señales que se detecten. Los padres pueden utilizar herramientas para ayudar a sus hijos a detectar cuando son víctimas de violencia, cómo defenderse de ella asertivamente y pedir ayuda a los adultos que puedan brindársela. Chuka: Rompe el silencio es un juego creado por la ONU con estos objetivos. Más información en la sección manuales.